La condición existencial del toxicómano se asienta sobre una filosofía próxima al cinismo anulando todo el aspecto de las convenciones y los valores sociales.

La toxicomanía se enraíza en la encrucijada del deseo de una satisfacción plena e inmediata y la ley que prohibe a todo ser humano dicha satisfacción. En esta encrucijada es donde Freud sitúa el nacimiento de la civilización cuya narrativa ejemplar representa el mito de Edipo. 

Ver artículo.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted