La modernidad nos ha llevado a toda una ruptura del tejido social. En este sentido, la familia parece el último reducto y como tal, parece ser tomada como el eje sobre el cual pivotar la educación y la sociedad. Pero malamente se logra.

Publicado: 15 de Noviembre de 2016